Electrofisiología

ELECTROFISIOLOGÍA Y CLINICA DE ARRITMIAS

Foto6

La electrofisiología cardiaca es una subespecialidad clínica e intervencionista de la cardiología que se encarga del estudio, diagnóstico y tratamiento de los trastornos del ritmo cardiaco o arritmias. Estos involucran tanto los ritmos rápidos del corazón o taquicardias como los ritmos lentos denominados bradicardias.

En los estudios electrofisiológicos se revisan las alteraciones del ritmo cardiaco (arritmias). Estos estudios puedes ser útiles para pacientes con palpitaciones, taquicardias, mareos, pérdidas de conocimiento, episodios de muerte súbita recuperada, etc.

La mayoría de las arritmias son inofensivas, pero algunas pueden ser graves e incluso poner en peligro la vida. Durante una arritmia es posible que el corazón no pueda bombear suficiente sangre al resto del cuerpo. La falta de circulación de la sangre puede causar daños en el cerebro, el corazón y otros órganos. 

FOTO 2

Estudio Electrofisiológico

Es un procedimiento invasivo que permite realizar una evaluación del estado del sistema específico de conducción eléctrico del corazón. Con este, se puede conocer el tipo y gravedad de las arritmias, el lugar del corazón donde se originan y los trastornos que producen y de esta forma enfocar mejor el tratamiento que debe aplicarse.

Estudio Electrofisiológico con Mapeo y Ablación por Radiofrecuencia

Permite una vez desencadenada la taquicardia del paciente proceder a localizar el sitio de origen y aplicar una energía especial que se conoce como radiofrecuencia, para lograr la curación de la arritmia.

FOTO 3

Implantación de Marcapasos 

Procedimiento en el cual se coloca en el pecho de la persona un pequeño y ligero dispositivo generador de impulsos, para ayudar a que el corazón palpite adecuadamente 

Implantación de Cardiodesfribilador

Procedimiento por el cual se coloca un dispositivo que controla de manera permanente las alteraciones del ritmo cardiaco, mediante estímulos o choques eléctricos.

Implantación de Cardioresincronizador

Procedimiento mediante el cual se coloca al paciente un pequeño dispositivo cardiaco especial que mejora el reaccionar coordinado de los ventrículos eliminando el retardo de la conducción eléctrica causado por el trastorno cardiaco denominado bloqueo de rama.

FOTO 4

La fibrilación auricular de origen no valvular (FANV) es la arritmia más frecuente en nuestro medio. Su incidencia guarda estrecha relación con la edad, con una prevalencia cercana al 25% en pacientes mayores de 80 años. Entre los múltiples procesos asociados a la FANV, el accidente cerebrovascular de origen cardioembólico probablemente sea la complicación más grave, al tratarse de una patología con una elevada tasa de discapacidad y mortalidad. Otro de los problemas asociados a la fibrilación auricular es la necesidad de administrar tratamiento anticoagulante oral (ACO) para prevenir los eventos cardioembólicos. Esta necesidad se acentúa en edades avanzadas, pues el riesgo de presentar un evento es incluso superior. Además, el riesgo de complicaciones asociadas al tratamiento anticoagulante y en especial el riesgo hemorrágico también aumenta en estos pacientes. Actualmente, el cierre percutáneo de la auriculilla izquierda (OI) es la mejor alternativa para pacientes con FANV y contraindicación al tratamiento con anticoagulantes orales. Este cierre es un procedimiento eficaz y seguro, que requiere un equipo médico con experiencia en intervencionismo cardiaco estructural como el nuestro.

Foto10

Es un procedimiento diagnóstico que se emplea para estudiar el origen de desvanecimientos, desmayos y síncopes, y comprueba si el corazón es capaz de responder a cambios de tensión y de gravedad correctamente. Gracias a ella se puede poner a prueba el sistema cardiovascular y comprobar si es capaz de responder correctamente a cambios en la gravedad, la tensión arterial, o el ritmo cardíaco. Cuando falla, el corazón no bombea la sangre necesaria hacia el cerebro y durante unos segundos se pierde el flujo sanguíneo; es lo que se conocer como síncope.

Servicios Cardiosalud